La cosmética y los cantos de sirena

Llevo años leyendo que la mayoría de los productos de cosmética que utilizamos (maquillaje, perfumes, bronceadores, etc.) están cargados de sustancias tóxicas que penetran en nuestro cuerpo a través de la piel y ocasionan todo tipo de problemas,  alergias de todo tipo,  problemas hormonales y cáncer entre otras cosas.

Las industrias sin escrúpulos y el marketing hacen una labor muy efectiva logrando aromas, texturas y colores muy atractivos además de envolver todos esos ingredientes nocivos en bonitos envases de lujo y, en muchos casos, presentados por estrellas de cine que lucen estupendas.     También se encargan de escribir los ingredientes con una letra minúscula y con unos nombres que no comprendemos pero, precisamente por eso,  hay que prestar atención.    Es lo mismo que la letra pequeña de los documentos que nos entregan los bancos y las empresas aseguradoras pero…ese es otro capítulo.

Que duda cabe que detrás del gran negocio de la cosmética hay grandes empresas con presupuestos millonarios para hacer esas campañas de televisión,  prensa e internet donde nos prometen menos arrugas, menos celulitis, menos manchas, más tersura, más lozanía, más belleza;   en pocas palabras,  un timo bien orquestado en el que caemos alegremente porque, son tantas las cosas de las que tenemos que preocuparnos que al final si huele bien,  está avalada por grandes firmas y además se supone que el estado tiene entes que controlan que sean seguras…¿por qué no utilizarlas?

Bien, yo no voy a entrar a hacer un análisis detallado de lo que cada componente que aparece en esas preciosas botellitas y envases contiene porque – si os interesa – podéis hacer búsquedas en Google y quedaréis bastante espantadas/os de lo que leeréis.   Como lamentablemente he llegado a la conclusión de que cuando de protección y cuidado de nuestros intereses se trata estamos más solos que la una,  he decidido simplificar también en este aspecto de mi vida y voy a intentar,  que no quiere decir que lo consiga, hacerme mis propios productos de cosmética o buscar alguna marca que sea realmente hecha con productos 100 naturales y nada más.      Ya hice jabón artesanal durante varios años con muy buenos resultados por tanto…estoy convencida de que si me pongo a ello, lo conseguiré.

Esta tarde voy a experimentar con una receta para una crema que pueda ser tanto limpiadora como nutritiva para la piel madura (que es mi caso).     Si el experimento sale bien,  os pasaré la receta y los comentarios.

Os adelanto que como tónico para refrescar utilizo agua de rosas,  la compro en un chino que hay al final de la calle Balmes.   No puede ser nociva porque es la que utilizan en la India para cocinar así que,  llevo meses aplicándomela y me funciona muy bien.   Huele genial,  la textura es fresca, limpia y transparente y no reseca la piel porque no lleva ni alcoholes ni porquerías varias.

Otra cosa que funciona bastante bien para aclarar las manchas de la piel es hacer un tónico metiendo en la batidora un trozo de patata, medio zumo de limón y medio vasito de agua de rosas.    Una vez batido se cuela y se guarda en un frasquito en la nevera.   A primera hora de la mañana me paso un algodón empapado con esta mezcla y 20 minutos más tarde me lavo la cara con agua fría.   Hago lo mismo por la noche.    He sido pecosa toda la vida así que no pretendo quitarme las pecas porque es una misión imposible no obstante, intento que me desaparezcan esas manchas oscuras que salen con la edad y,  he mejorado considerablemente.

Me voy a preparar la crema…ya os contaré.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s